ES EN

Nuestro compromiso con el cliente no concluye con la entrega de su departamento. Con ello inicia una etapa crucial y de gran expectativa, la búsqueda de una mejor calidad de vida y una nueva experiencia en comunidad.

Esta vida en comunidad implica brindar y propiciar condiciones que logren un equilibrio entre lo material y lo social, siendo esto último el reto que asume el Grupo LÍDER a través de su programa Comunidad Amiga – CAMI.

Para ello CAMI identifica las necesidades de los residentes en los condominios para fomentar oportunamente y fortalecer la sostenibilidad social y organización condominal de los residentes. Mediante el permanente contacto con la comunidad se busca lograr el reconocimiento del otro, propiciando la confraternidad e integración, generando un espacio donde se valore la recreación y el encuentro, a través del uso adecuado del tiempo libre. Esto se complementa con la generación de conocimientos y habilidades que permiten prever conflictos, y así facilitar una sana convivencia.

Nuestro equipo
CAMI está conformado por profesionales especializados en las áreas sociales que apuntan a lograr una gestión social eficiente. La dotación, desarrollo y fortalecimiento de capacidades en los residentes es posible a través de los proyectos de Desarrollo Socio Cultural y Gestión Comunitaria.

La ejecución de dichos proyectos es un trabajo planificado de acuerdo al contexto de cada condominio, e involucra la participación de todo el equipo de CAMI, el cual interviene directamente con los residentes y las Juntas Directivas.

Todos/as asumimos el reto de lograr una sana convivencia, a través de un conjunto de acciones dirigidas a promover valores como el respeto, tolerancia, ciudadanía y trabajo conjunto de la comunidad; como también fortalecer las capacidades de organización, liderazgo y gestión en los residentes, poniendo énfasis en el cumplimiento de las normas que regulan la vida en común.

DESARROLLO SOCIOCULTURAL

Fomenta y promueve entre los niños, adolescentes y adultos la práctica de valores para una sana convivencia, el uso adecuado del tiempo libre, la revaloración del juego y el fortalecimiento de las relaciones humanas a través del desarrollo de actividades lúdicas, recreativas y artísticas, con una metodología de animación sociocultural. Para ello trabaja a través de cinco componentes:

Espacios Acogedores

Promovemos la participación activa de los residentes en las actividades desarrolladas por CAMI para hacer del condominio un lugar acogedor para todos.

Sensibilización

Fomentamos la revaloración del juego y la recreación como un derecho importante para el desarrollo integral de las personas.

Disfrute y recreación

Desarrollamos distintas actividades para que sus niños, niñas y adolescentes disfruten en su tiempo libre, como: pintura, teatro, títeres, danzas, manualidades, deportes, juegos, cuidado del medio ambiente, entre otras.

Integración

Promovemos eventos culturales y recreativos que contribuyen al fortalecimiento de lazos familiares y a la integración de todos los residentes y de la comunidad.

Encuentros

Facilitamos espacios de reflexión y orientación a los padres sobre temas relacionados con el desarrollo de sus hijos.

Cuenta con un espacio físico acogedor en cada condominio a cargo de una monitora de desarrollo socio cultural, quien en coordinación con los especialistas de los diversos talleres, desarrollan las distintas actividades artísticas, deportivas y recreativas.

Por su carácter formativo y de sensibilización, apunta a la construcción de ciudadanía en base a la práctica de valores y el reconocimiento del otro, al respeto mutuo y de las normas. Así se generan espacios acogedores de comunicación e integración entre las personas, lo cual se refleja en las buenas relaciones entre vecinos, la comunicación y organización; como también en el cuidado del condominio y sus áreas comunes.

GESTIÓN COMUNITARIA

Fomenta la ciudadanía responsable entre los residentes, basándose en el cumplimiento del reglamento interno y las normas de convivencia, a través de actividades de integración y capacitación que fortalezcan sus habilidades de liderazgo, organización y gestión. Trabaja con la Junta de Propietarios (propietarios del condominio) y fortalece a la Junta Directiva (representantes elegidos democráticamente), brindándole a esta última un acompañamiento periódico.

La intervención recae sobre las/los monitoras/es de gestión comunitaria y cuenta con tres fases:

Inducción

En la inducción se propicia la interrelación e integración entre vecinos para fomentar su participación, organización y compromiso.

Aconpañamiento

Durante el acompañamiento se fortalece a la Junta Directiva en sus habilidades de liderazgo y organización, capacitándolas en gestión y administración, a fin de lograr una buena comunicación con los residentes y su participación.

Fortalecimiento

Durante el fortalecimiento se busca que la Junta Directiva implemente y evalúe diversas soluciones a la vida en común y administración del condominio, con el involucramiento de todos los actores, trasladando la continuidad de la iniciativa a la comunidad.

"El efecto de la intervención se refleja en una Junta Directiva mejor organizada, con liderazgo y que respeta el reglamento interno; así como en residentes que respetan sus normas de convivencia"